Septiembre. ¡Recupera tus hábitos y mejora los que necesites mejorar!

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Ya ha llegado septiembre y para muchos es sinónimo de obligaciones, responsabilidades y vuelta a la rutina.  El reencuentro con la realidad, después de unas semanas de desmadre horario y flexibilidad absoluta, puede ser un poco chocante  y requiere, como poco, darse un breve período (dos o tres días) de adaptación antes de exigirse el 100%.

Lo importante es ir recuperando poco a poco los hábitos que tenías antes de irte de vacaciones. Sería bueno rescatar aquellos hábitos saludables que ya tenías y decidirte, ahora que empiezas un nuevo ciclo, a mejorar los hábitos que no eran tan buenos o de los que no estabas del todo satisfecho.

Si quieres modificar algunos de los hábitos que tenías antes, es importante que te planifiques y busques el para qué quieres mejorar o modificar estos hábitos. De esta manera podrás focalizarte y buscar las herramientas y recursos propios, necesarios para lograr el cambio que quieres.

Un cambio de hábitos ya sea en relación con la alimentación o en cualquier otro ámbito de la vida, pasa por elaborar un plan de acción, marcando unos objetivos principales, valorando la motivación y la confianza que tienes contigo mismo para lograr esos objetivos, anotando qué obstáculos te puedes encontrar, para así poder buscar recursos propios o ajenos y solventar esos obstáculos.

Los aspectos que deberías tener presentes para que el día a día suceda con éxito y te despiertes cada mañana con una sonrisa son:

  • Recupera los horarios de sueño.
  • Vuelve a tus buenos hábitos alimentarios.
  • Reinicia la práctica deportiva.
  • Continua con las  actividades de ocio que te gustan y te hacen sentir bien.
  • Disfruta de los pequeños placeres de cada día.

FOTO 3

Para lograr aquello que deseas, debes de ACTUAR.

Tú eres tan fuerte como tu próximo movimiento

Hay un chiste italiano que dice así:

Un señor muy devoto iba siempre a la iglesia y se sentaba delante del santo y le rogaba:

–       Por favor, por favor, por favor, concédeme el don de que me toque la lotería. Y esto se repite durante 4 meses. Hasta que al final el Santo sale de su retablo y le dice al señor: – Hijo mío, por favor, por favor, por favor, compra boletos.

Hay cosas que no dependen de uno mismo, pero hoy otras que sí puedes  controlar y puedes comprar muchos boletos para que te toque la lotería y así ampliar las posibilidades de lograr lo que deseas.

Lara Lombarte Plaza

Nutritional Coaching.

Artículos relacionados

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?