Por un verano sano y feliz. ¡Buenas vacaciones!

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El equipo de Nutritional Coaching, coge vacaciones para reponer fuerzas y así empezar el nuevo curso con mucha energía, para traeros muchas novedades, pero no sin antes daros 4 apuntes o consejos que creemos importantes para que tengáis unas vacaciones reparadoras, sanas y que volváis la mar de felices.

1. Plantéate el objetivo de estas vacaciones.

¿Para qué? Para acabar el verano y sentirte satisfecho de lo que has logrado estas vacaciones.  Este objetivo puede ir desde preparar la pretemporada para el equipo de fútbol al que vas a entrar, hasta no hacer absolutamente nada y disponer de tiempo para perderlo.

Sea cual sea tu objetivo, si lo logras alcanzar, tu satisfacción será enorme y volverás con las pilas más que recargadas.

2.     Si has de hacer maletas, coge todo aquello que aquí no te atreves a ponerte y saca tu versión más alocada. A veces simular que no eres tú, te hace descubrir cosas de ti que no tenías ni idea de que existían. E incluso puede que encuentres una mejor versión de ti mismo.

3.     Marcarte un horario (dentro de lo posible). Sí que es verdad que durante las vacaciones mirar el reloj no apetece nada, pero un mínimo de orden dentro del gran caos, nos aportará un poco de serenidad y equilibrio para estos días en los que se nos olvida comer, y luego a media tarde nos entra un hambre nauseabunda y nos encontramos de repente zampando un helado seguido de una paella con unos calamares a la romana, acabando con un gin-tonic para bajar la comida y empalmando con la cena, donde haremos unas pizzas porque se nos ha echado el tiempo encima. Este panorama no debería de pasar demasiadas veces en verano, debería ser una excepción.

4.  Sonríe. Cuando sonríes, el cerebro lo interpreta como una señal de que todo va bien. En vacaciones todo tiene que ir bien, pero a veces, hay algún altercado (coche estropeado, maletas perdidas, lluvias inesperadas) y se nos olvida el hecho de sonreír, lo cual no es bueno. Así que SMILE.

5. Mantén los buenos hábitos alimentarios. Seguro que a la vuelta de vacaciones lo agradecerás, sobre todo si durante estos últimos meses has estado en tratamiento dietético por alguna razón.

Te propongo que hagas un ejercicio: cierra los ojos e imagínate el día que vuelves de vacaciones y ves que has mantenido los hábitos, y que debido a ello, te sientes estupendamente bien. ¿Qué sensación te ha producido? Si la sensación que tienes es buena, guárdala dentro de ti y cada vez que haya algo que te quiera sabotear, piensa en esta sensación para ganar a la situación.

6. Siéntete eternamente joven. Hay mil maneras de vivir. No por hacer más años has de hacer menos cosas, al contrario. La edad no te incapacita para moverte, para practicar deporte, para salir a bailar, para pasear por la playa o jugar a palas…. Así que: A MOVERSE.

sonrieNC

De todos estos imputs que hay en este post, te recomiendo que te comprometas contigo mismo a cumplir alguno de ellos. El compromiso con uno mismo es una elección que incrementa nuestra confianza al realizar aquello que nosotros queremos y logramos.

Desde el equipo de Nutritional Coaching, nos comprometemos a:

–        Lograr el objetivo que nos hemos propuesto (cada uno el suyo, no todos el mismo)

–        Sonreír aunque se nos pierdan las maletas o se nos acabe la batería del móvil

–        Mantener los horarios (aunque solo sea un poco)

–        Mover el cuerpo hasta que las piernas nos aguanten

–        Ponernos una pieza de ropa que hasta ahora no nos hemos atrevido

–        Mantener los hábitos alimentarios, sin descuidar nuestra salud

Y sobre todo nos comprometemos a volver con nuevas ideas y proyectos para el nuevo curso.

Felices vacaciones de parte del equipo de Nutritional Coaching

Lara Lombarte

 

Artículos relacionados

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?