¿Por qué tenemos más riesgo de tener una infección alimentaria en verano?

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Durante la época de verano, organismos encargados de la seguridad alimentaria siempre nos alertan del peligro de las toxiinfecciones alimentarias. Las toxiinfecciones alimentarias son aquellas enfermedades que se transmiten a través de los alimentos ya sea porque estas contienen bacterias, toxinas u otros organismos patógenos. Estas enfermedades pueden causarnos sintomatologías como diarrea, dolores abdominales, náuseas y fiebre, entre otros.

El hecho de que se cree una alerta sobre las toxiinfecciones alimentarias en verano tiene que ver con la temperatura, y es que la mayoría de las bacterias son mesófilas, es decir, su temperatura óptima de crecimiento ronda entre los 20 y los 45 ºC.

Muchas veces se cree que, por la apariencia y olor de los alimentos, podemos saber si estos están o no en mal estado, pero muchas veces este no es el caso.

Para evitar sufrir una toxiinfección alimentaria, a continuación, señalaremos algunos consejos con respecto a la correcta manipulación de alimentos que nos servirán tanto en invierno como en verano, pero que especialmente en verano nos pueden salvar de más de un susto.

  • Lo primero que se debe hacer al comprar un alimento es examinarlo; leer la etiqueta, es decir, comprobar la fecha de caducidad o consumo preferente, y las condiciones de conservación y uso, que los alimentos envasados estén correctamente cerrados, y que las latas no estén abombadas.
  • Debemos consumir alimentos que han recibido un correcto tratamiento higiénico:
    • No debe consumirse leche que no se haya sometido a un tratamiento térmico previo
    • La carne, pescados y productos de repostería deben permanecer en refrigeración o congelación
    • Los huevos no deben lavarse con agua, y deben consumirse inmediatamente después de su preparación culinaria

  • Cocinar bien los alimentos de manera que la temperatura que se alcance en el centro del producto supere los 70º C al menos dos minutos, después, lo ideal sería consumir los alimentos justo después de ser cocinados, y si no es el caso o sobran, no deben nunca dejarse enfriar a temperatura ambiente, antes de pasadas 2 horas el alimento debe estar guardado en el refrigerador o congelador.  Si vas a hacer preparaciones que impliquen pescado crudo, cómpralo ya congelado o si es fresco, este debe conservarse previamente a – 20º C en el congelador durante al menos cinco días. Ten en cuenta que estas temperaturas sólo se alcanzan en frigoríficos de tres estrellas o más.

  • A la hora de recalentar los alimentos, se recomienda recalentar a temperatura máxima e incluso las preparaciones que tengan sopas o salsas, llevarlas hasta el punto de ebullición.
  • Evitar la contaminación cruzada. Los alimentos crudos y cocinados no pueden mezclarse, ya que un alimento cocinado puede contaminarse al entrar en contacto con el alimento crudo o con materiales que hayan manipulado a este (cuchillos, tablas, etc.)
  • Los animales son portadores de microorganismos que pueden ser patógenos, por lo que no se deben tener cerca de los alimentos.
  • Utilizar siempre agua potable tanto para beber como para cocinar.
  • No consumir alimentos perecederos que hayan estado a temperatura ambiente. Debemos asegurarnos que si vamos a consumir alimentos en algún establecimiento, estos deben estar protegidos en vitrinas o similares y a la temperatura correcta.

Bibliografía:

  • Organización Mundial de la Salud, (OMS)
  • Asociación Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, (AESAN)

Claudia Pérez Armada

Dietista-Nutricionista.

Nutritional Coaching

Artículos relacionados

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?