Tu microbiota y tu felicidad

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Todos alguna vez en nuestra vida hemos escuchado o nos han dicho que “Somos lo que comemos” y la verdad es que esta frase no le falta razón alguna, ya que realmente lo que comemos si puede hacernos ser de una manera u otra. Hay muchos estudios tanto dónde se demuestra la relación que tienen los alimentos que ingerimos y las emociones, cómo los que demuestran el estrecho vínculo entre la microbiota y las emociones, ya que esta está conectada con el cerebro. Por eso depende de si le aportamos o no lo que necesita la microbiota será de una manera u otra.

Para entender mejor todo esto, vamos a explicar que es la microbiota. Es un conjunto de microorganismos vivos o bacterias que se localizan en nuestro intestino y/o a lo largo de nuestro tubo digestivo, y que es única para cada persona, cómo si se tratase de una huella dactilar. Hay personas que gracias a esta tolera más unos alimentos que otros, pero esto no sólo de da al tipo de microbiota que tienes, sino cómo la estás cuidando, lo cual incluye alimentarla bien también. Por ejemplo:

 

  • Añadiendo más fibra a la dieta.
  • Limitar el consumo alimentos cómo el azúcar blanco, pasta blanca, pan blanco, grasas trans…
  • Aplicar técnicas de relajación para disminuir el estrés.
  • Incorporar más prebióticos en la alimentación (cebolla, ajo, alcachofas, avena, legumbres…).
  • Comer más probióticos (kéfir, chucrut, queso crudo, chocolate negro, miso, vinagre de manzana sin filtrar…).

Pero esto no es todo, ya que no sólo va afectar esto a la microbiota, sino que dependiendo de lo que comas o no, suma positivamente o negativamente a los demás factores condicionantes que hacen que tengas una flora u otra cómo por ejemplo:

  • Parto por vía vaginal o cesárea.
  • Lactancia materna o artificial.
  • El consumo de ciertos medicamentos.
  • La dieta que siguiera la madre en el embarazo.

Ahora pensaras “Muy bien hay que alimentar a la microbiota porqué esta tiene relación con el estado de ánimo (aunque no sea su único papel en el cuerpo ya que hay muchos estudios que demuestran que las defensas y gran parte del sistema inmunológico dependen de esta y estos serán de una manera u otra dependiendo de cómo esté ésta). ¿Pero cómo puede estar relacionada la flora que está en el intestino con lo que podamos sentir? Muy fácil, y es que la microbiota está relacionada estrechamente con el cerebro gracias a que esta segrega neurotransmisores cómo:

  • Ácido gamma-aminobutírico (GABA).
  • Serotonina (5HTP).
  • Noradrenalina
  • Acetilcolina
  • Dopamina

Por ejemplo el GABA está formado por Lactobacillus y Bifidobacterium L. reuteri y a demás este es capaz de producir histamina, y la acetilcolina.

Sin quedarnos más cortos el Bifidobacterium L. reuteri también es capaz de alivia el estrés y disminuye la depresión. Cómo este ejemplo hay miles más.

Después de ver lo importante que es tener una buena microbiota y que hay que cuidarla, ya que es importante en varias funciones del organismo. Hablaremos de la otra de las partes que afectan a tu estado de ánimo, y esto es la comida que metemos en nuestro cuerpo, contando todos los nutrientes que aportamos y no aportamos. Ya que la alimentación es esencial para aumentar o disminuir la secreción de ciertos neurotransmisores (comentados anteriormente), cuales son mensajeros químicos que pasan la información de una neurona a otra, que intervienen en el placer y el bienestar, mejoran la energía, la motivación y otros.

 

 

Seguidamente veremos que nutrientes pueden ayudar a tener un mejor estado de ánimo:

  • Ácidos grasos omega-3: Hay estudios dónde se afirma que estos pueden afectar a la forma en la que el cerebro envía señales a todo el organismo.
    • Lo podemos encontrar en alimentos cómo:
      • Aguacate
      • Semillas de lino y chía.
      • Pescados azules (salmón, atún, sardinas, caballa…)
  • Triptófano: Es un aminoácido, que el organismo necesita para producir un componente químico llamado serotonina. Hay evidencias que tener niveles bajos de este puede ser un factor importante en el riesgo de padecer depresión.
      • Se encuentra en alimentos cómo:
        • Carne.
        • Soja.
        • Lácteos.
        • Pescado.
        • huevos.
  • Magnesio: Ayuda al organismo en la producción de energía. También ayuda a los músculos, arterias y al corazón a funcionar de forma adecuada. Hay estudios dónde afirman que este podría ser un tratamiento fututo para tratar la depresión de forma más rápida.
      • Ácido fólico y vitamina B-12: Tienen un importante papel en el metabolismo, el ritmo de los procesos orgánicos, y la producción de células de la sangre. Están asociadas a la dopamina y noradrenalina. Aumentar los niveles de una persona de ácido fólico y vitamina B-12 podría aumentar su respuesta ante medicamentos para tratar la depresión.
        • Alimentos dónde se encuentran:
          • Salvado de trigo
          • Pipas de calabaza y girasol.
          • Semillas de lino y sesamo
          • Lácteos.
          • Moluscos.
          • Frutos secos.

Ahora que ya conoces toda esta información, es necesario incluir todos estos alimentos en tu alimentación para poder gozar de un buen humos, ya que tendrás una microbiota increíblemente sana.

¡buen provecho!

Nutritional Coaching

Artículos relacionados

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?