Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En los meses de julio y agosto, para muchas personas los aeropuertos son su segundo hogar ya que pasan allí muchas horas, la mayoría de ellas son horas muertas sin saber qué hacer, hasta poder pasar el control de seguridad, embarcar o enlazar con el siguiente vuelo. Luego, una vez en el avión, aún quedan unas cuantas horas más que se pueden hacer interminables, y en estos momentos, para “matar” el tiempo, se compran alimentos no demasiado sanos como pasar ratos.

¿Quién no se ha comido un toblerone en un aeropuerto? ¿O se ha comprado unas chips sin tener hambre, solo por mantenerse entretenido?

Los humanos, somos los únicos animales que comemos sin tener hambre y bebemos sin tener sed, habitualmente lo hacemos para distraernos o para mantenernos ocupados.

airport-snack_300

 ¿Cómo podemos controlar esto?

Lo que podemos hacer es distraernos y entretenernos con otra cosa, estos ratos son ideales para estirar las piernas, ya que luego pasaremos unas cuantas horas sentados en las butacas del avión. Podemos ir a las librerías a mirar libros y cotillear revistas, podemos ir a las tiendas de ropa o zapatos, probarnos colonias y maquillaje, todo esto normalmente es más caro que una chocolatina o unas chips, por lo que nos abstendremos  de comprarlo, y más si aún quedan todas las vacaciones por delante.

Además de esto, en relación al control alimentario, podemos hacer lo siguiente:

Antes de ir al aeropuerto, pensad cuantas horas estaréis allí y si durante esas horas hay alguna de las comidas principales (desayuno, media mañana, comida, merienda o cena). Como lo más probable es que la respuesta sea sí, entonces lo más inteligente es que la PLANIFIQUEIS para que no os coja desprevenidos:

a.     Si se trata del desayuno, la media mañana o la merienda, te lo puedes traer desde casa. Puedes hacerte un bocadillo, coger algo de fruta o unas barritas de cereales y pedirte un café, en algún bar del aeropuerto.

Si haces esto, además de ahorrarte un dineral, te aseguras que lo que comes es de buena calidad y no es un sándwich prefabricado o un bocadillo preparado con pan que parece chicle o evitar comprarte algo de bollería industrial que no te aportará nada bueno.

b.     Si se trata la comida o la cena, llevárselo es un poco más complicado aunque puedes optar por un bocadillo también o ir a algún restaurante y pedir de forma inteligente. El hecho de estar en un aeropuerto, no te exime de cuidar tu cuerpo.

Pensad que durante el vuelo pasamos muchas horas sentados, hecho que hace que se reduzca la movilidad del tubo digestivo y la secreción gástrica y se produzca una expansión de gases, que explican la pesadez y el hinchazón abdominal. Durante los vuelos podemos sufrir: hinchazón en piernas y abdomen, sed excesiva, mareos, náuseas, debilidad…

Y si a esto además le añadimos, la comilona que nos hemos pegado, la verdad es que muy buen vuelo no tendremos, así que lo más recomendable es que:

–  la comida previa no sea muy copiosa, lo más ligera posible.

–  no probéis alimentos nuevos o salsas extrañas ya que nos pueden hacer pasar un mal rato. Por ejemplo, si estamos en la India y aun nos quedan 3 horas para embarcar y es la hora de comer, es preferible no probar ningún plato típico de allí, ya que es posible que nos caiga mal en el estómago y podemos tener diarreas, ardores… y pasar un vuelo bastante malo.

snacks airport

Para tener un buen vuelo:

HIDRATARSE: es vital para evitar la sensación de sed excesiva y la pesadez e hinchazón de piernas. Lo ideal es consumir agua mineral y a poder ser de mineralización débil. También está bien tomar algún alimento rico en potasio para así ayudar a la eliminación de líquidos. No es recomendable añadir sal al menú del avión. Y si en lugar de café vamos tomando tés o infusiones, mejor que mejor.

Limitar las bebidas carbonatadas (con gas), ya que provocan distensión abdominal, y tened en cuenta que tampoco es recomendable el consumo de bebidas alcohólicas durante el vuelo.

COMER LIGERO Y BAJO EN GRASAS.

a.     Evitar las verduras flatulentas como alcachofas, brócoli, coles, verdura cruda…, ya que puede crearnos un malestar continuo.

b.     Cocciones ligeras como plancha, vapor, hervido u horno, ya que todas las salsas o cocciones ricas en grasa necesitan una digestión más compleja y ralentizan el proceso.

c.     Evitar postres contundentes, con chocolate, nata, galleta, leche condensada ya que puede ser un exceso energético para pasarnos varias horas sin movernos.

COMER POCO Y A MENUDO

a.     Si el vuelo es muy largo, es recomendable hacer varias ingestas para mantener los niveles de glucosa estables y así no sufrir mareos o hipoglucemias durante el vuelo. Es recomendable, tomar algún tentempié como fruta, palitos integrales, lácteo desnatado o galletas integrales.

  Nada más, solo nos queda desearos FELIZ VUELO 

 Lara Lombarte

Nutritional Coaching.

Artículos relacionados

Abrir chat
1
¿Te podemos ayudar?
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?